El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes (HFAC), Michael McCaul, criticó a la administración Biden en una carta enviada al secretario de EstadoAnthony Blinken por no conocer el número actual de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales detenidos bajo el disfraz de «detención preventiva» en la República Dominicana.

En sucarta, el presidente McCaul expresó su preocupación por el «problema de larga data» de la detención preventiva en el país y una aparente»desconexión» entre Washington y la Embajada de los Estados Unidos en Santo Domingo al responder.

La carta de McCaul refleja las preocupaciones expresadas por Mario López, presidente del Hispanic Leadership Fund y fundador de la Iniciativa de Justicia Dominicana, en su carta  al secretario Blinken. López escribió que existe una «fuerte probabilidad» de que a los ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales se les «nieguen los derechos básicos del debido proceso mientras languidecen en una prisión dominicana superpoblada».

El presidente McCaul tiene razón al estar preocupado. Es hora de poner fin al uso excesivo de la prisión preventiva en la República Dominicana. La Iniciativa de Justicia Dominicana continuará destacando las violaciones del debido proceso básico y los derechos humanos por parte de la República Dominicana.

Lea la carta del congresista Michael McCaul aquí.

El presidente Luis Abinader responde

En una entrevista televisiva anoche, el presidente Luis Abinader expresó la voluntad de su gobierno de responder a cualquier preocupación que el presidente McCaul y otras autoridades estado unidenses puedan tener.

Al mismotiempo, el presidente Abinader minimizó la grave crisis humanitaria que se está produciendo durante su mandato. Como ha destacado la Iniciativa Dominicanade Justicia, el problema de la detención preventiva ha sido endémico en la República Dominicana durante años.

Cuando fue elegido, el presidente Abinader prometió que el cambio llegaría a la República Dominicana. Esta es una oportunidad para finalmente detener los abusos desenfrenados de los derechos humanos y las violaciones de los derechos del debido proceso en la República Dominicana.

En diciembre, el Senado de los Estados Unidos aprobó una resolución presentada por los senadores Robert Menéndez, Marco Rubio, Ben Cardin y Bill Cassidy que reafirmó y fortaleció larelación bilateral entre los Estados Unidos y la República Dominicana. La resolución reconoció que los dos países comparten un «compromiso mutuo conla promoción de los derechos humanos internacionalmente reconocidos, los valores democráticos y el estado de derecho». Es hora de asegurarse de que la República Dominicana esté a la altura de ese compromiso.  

Mientrastanto, el fiscal de RD defiende la detención preventiva

En una cadena de X, ayer, Wilson Camacho, el Fiscal Adjunto de Pepca (Fiscalía contrala Corrupción Administrativa) se burla de los encarcelados, sus familias y elpresidente McCaul cuando afirma que «no hay necesidad de temer la discusión sobre la prisión preventiva

Camacho no quiere que sepas que la mayoría de los que languidecen en prisión preventiva unca ven el interior de un tribunal. Tampoco quiere que sepas que muchos del os que están en las cárceles de la República Dominicana están durmiendo en el suelo, muriendo de hipertensión, preguntándose si alguna vez verán a un juez.

Jueces y fiscales como Camacho son directamente responsables de abusar de los procedimientos de detención preventiva. La OEA ha informado que esto ha sido un problema desde 1999. La prisión preventiva conduce al hacinamiento en las cárceles. Defensa Pública informa que las cárceles de RDestán al 164% de su capacidad.

Como afirma presidente de la corte suprema en RD, Henry Molina, el objetivo debe ser la pronta justicia, no la prisión preventiva. Los «derechos fundamentales y la dignidad» del pueblo dominicano debenser respetados. 

La pregunta obligatoria es: ¿El sistema de justicia dominicano, liderado por personas como Camacho, respetará los derechos de debido proceso de los acusados o continuará violando las reglas y normas internacionales, y las leyes dominicanas?